Tartas Castro 19/06/2018



Esta receta forma parte de mi infancia pues mi tío Fernando Castro fue el propietario de la fábrica de las originales tártaras, por años las hemos disfrutado y ahora él mismo nos regala todos sus secretitos.

Pasta

3 ½ taza de harina Flores
½ taza de harina corriente
7 cucharadas de manteca derretida
¾ taza de agua

En un tazón, mezclamos las harinas, agregamos la manteca y revolvemos. Luego, vamos agregando el agua y amasamos hasta juntar en una pasta. Debe quedar bien unida. Dividimos la pasta en tres partes, sobre una mesa enharinada extendemos cada parte bien delgada y cortamos redondeles de 9 cm de diámetro. Tomamos cada redondel y le hacemos pellizquitos alrededor levantando el borde para formar la canastita. Colocamos las canastitas en una cazoleja, una al lado de la otra que queden pegadas. Para que su textura sea mejor y no se levanten al hornear se recomienda dejarlas reposando unas 8 horas. Las cubrimos con una toalla y dejamos fuera de refrigeración.

Miel de coco

2 cocos criollos
1 taza de agua caliente
1 kilo de tapa de dulce clara
2/3 taza de agua

Abrimos los cocos, sacamos los trozos y los procesamos a que quede fino pero no molido. Lo colocamos en un tazón y vertemos el agua caliente. Luego los escurrimos muy bien en una manta. Esto es para eliminar la grasa del coco. Partimos la tapa de dulce en trozos, la colocamos en una olla con los 2/3 taza de agua, llevamos a calor bajo hasta que se derrita y forme espuma encima, entonces, vamos agregando el coco poco a poco y dejamos cocinar hasta que se forme la miel. El punto exacto es cuando se pasa una cuchara por el fondo y la mezcla se separa y tarde en unirse de nuevo o cuando al subir con una cuchara un poco de miel las gotitas caen en forma espesa. Apartamos del calor.
Rellenamos las canastas y reposamos por 15 minutos, mientras tanto precalentamos el horno a 550º F. Horneamos por 15 minutos, a partir de los primeros 4 minutos comenzará a hervir la miel y luego se va a derramar un poco, esto es un secreto para que las orillas queden doraditas. No se deben preocupar si ven que la miel de coco se derrama mucho. Sacamos la cazoleja del horno y las dejamos enfriar por 45 minutos. Luego golpeamos las cazoleja para que se suelten. No se recomienda intentar sacarlas con una espátula o con la mano, pues pueden quebrarse, lo mejor es golpear la cazoleja contra una superficie dura y así se desprenderán.

Rinde 48 tártaras.








Conectados con el Mundo




teletica